Decretos proféticos sobre nuestra descendencia

  1. Yo decreto salvación en cada uno de mis hijos, que todos ellos están escritos en el libro de la vida (Hechos 16:31)
  2. Decreto que mis hijos e hijas han sido separados para hacer avanzar el Reino de Dios, cada uno de ellos tiene su parte en la batalla, porque pertenecen al ejercito de Dios (Joel 2:11)
  3. Yo decreto que mis hijos e hijas están cubiertos con la sangre del Cordero que ningún cordel de destrucción vendrá sobre ellos (Isaías 34:11)
  4. Decreto que mis hijos e hijas son invisibles a toda obra del mal (Salmos 91:10)
  5. Decreto que mis hijos e hijas serán librados del lazo del cazador o del hombre o mujer ajeno o ajena, que huirán de ellos con valentía. (Génesis 39:12)
  6. Decreto que mis hijos anhelan hacer la voluntad de Dios, que caminan en obediencia, en contra de las corrientes de este mundo. (Mateo 26:42)
  7. Decreto que mis hijos serán llamados ilustres, que no importa su origen sino su destino profético, que los propósitos de Dios se cumplen en ellos. (I Crónicas 4:9 y 10)
  8. Decreto que mis hijos darán su mejor ofrenda al Señor, lo mejor de sus vidas serán para El, que sus dones y talentos lo ofrecerán con gozo a El, que serán sembradores de todo lo que el les de y que por lo tanto recogerán cosecha continuamente. (Génesis 4:4)
  9. Decreto que mis hijos son llenos del Espíritu Santo que cada día viven en victoria, que tienen convicción de pecado, que huyen de la tentación (Efesios 5:18)
  10. Decreto que mis hijos desde el más pequeño al más grande no se apartarán del camino del Señor, que lo amarán de todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. (Prov. 22:6).
  11. Decreto que mis hijos camina en integridad, que disciernen por el Espíritu Santo lo que es verdadero, honesto, puro, de buen nombre, lo virtuoso, que no aceptan cohecho, que no se enredan en ninguna situación de engaño (Filipenses 4:8)
  12. Decreto que mis hijos no conocerán la cárcel como disciplina para sus vidas porque el temor de Dios está en sus corazones (Prov.1:1)
  13. Decreto que el espíritu de mis hijos será despertado a dimensiones espirituales mayores, que recibirán revelaciones de parte de Dios, que serán gente de la presencia de Dios y que edificaran la casa de Dios. (Esdras 1:5)
  14. Decreto que mis hijos no se unirán en yugo desigual con los incrédulos, que son hombres y mujeres de pacto que vivirán en santidad (2 Cor. 7:22-23)
  15. Yo decreto que mis hijos son personas justas, por lo tanto, entraran a la puerta de Dios (Sal.118:20)
  16. Yo decreto que mis hijos pertenecen al Señor, porque El los ha comprado, que ninguna cultura de muerte vendrá hacia a ellos (1 Corintios 7:22-23)
  17. Decreto que las manos de mis hijos son santas y que están ocupadas con llaves que abrirán todas las puertas que Dios tiene preparadas para ellos (Mateo 16:19)
  18. Decreto que mis hijos son testigos de manifestaciones gloriosas del Señor y que contarán a sus generaciones esas maravillosas obras de Dios (Salmos 145:4)
  19. Decreto que mis hijos renuevan sus mentalidades a través de la Palabra de Dios y de esta forma conocen la voluntad de Dios para sus vidas. (Rom. 12:1-2)
  20. Decreto que mis hijos son personas diligentes, enfocadas, esforzadas, que aprovechan bien el tiempo, que son trabajadores y que todo lo que tocan prospera (Efesios 5:15-16)

Use estos decretos como una guía para interceder por sus hijos o comandar la mañana. Lea cada una de estos decretos en la vida de ellos; también puede usarlas para interceder por otros, por ejemplo niños y jóvenes de la congregación, de sus amigos o familias.

¿Qué es un decreto? Hablar lo que Dios "VIO" o "MIRÓ" sobre nuestros hijos

El más alto nivel de Profecía es cuando la hablamos sobre situaciones.

Próximos Eventos